Evitar los Fritos y Precocinados Aumentan el Sistema Inmunitario, Evita la Oxidación de los Tejidos y Ayuda a Bajar de Peso.

sábado, 15 de enero de 2011

Un estudio desarrollado por científicos de la Facultad de Medicina Monte Sinaí, en Nueva York,
revela que existe un modo de reducir la inflamación en nuestro organismo, restaurar el sistema imnunitario de forma natural, perder peso y, probablemente, aumentar nuestra esperanza de vida sin recurrir a medicamentos y  sin efectos secundarios, Según publica el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, es te nuevo estudio revela que, al eliminar de la dieta los alimentos fritos y precocinados, la salud mejora de forma notable.
Al parecer, este tipo de comidas contiene una gran cantidad de toxinas conocidas como “productos de glicación avanzada” (AGE, del inglés Advance GIycation End). Estas toxinas se generan al deshidratar, ahumar, pasteurizar, freír o tostar los alimentos. Una vez dentro de nuestro cuerpo, los AGE se adhieren a los tejidos y generan oxidación que, a su vez, desencadena procesos inflamatorios, origen de numerosas enfermedades.
En el estudio participaron 325 adultos sanos y 66 personas con enfermedades hepáticas crónicas. Un grupo siguió una dieta con un exceso de AGE, mientras que otros se sometieron a un régimen que incluía sólo la mitad de la cantidad de AGE que se suelen encontrar en la típica dieta norteamericana. En este segundo grupo, los participantes debían evitar alimentos tostados, fritos o precocinados y centrarse en alimentos hervidos, estofados o cocinados al vapor.


CUATRO MESES DESPUES, QUIENES SE  sometieron a una dieta con menos cantidad de AGE presentaban niveles hasta unos 60% menores de peróxidos lípidos y marcadores de inflamación. Esta reducción también se pudo apreciar entre los enfermos hepáticos tan sólo un mes después de haber iniciado la dieta.
Además, las investigaciones permitieron detectar un efecto positivo en un receptor de compuestos AGE llamado AGERI. Este receptor es imprescindible para que el organismo pueda eliminar los AGE. Antes del estudio, en todos los participantes que padecían enfermedades hepáticas y tenían elevados niveles de AGE se había detectado una deficiencia grave de los receptores AGER1. Según los científicos del  Mount Sinaí, ello es debido a que este importante mecanismo de defensa se había agotado por el exceso de AGE. En el estudio quedó probado que, tras un corto periodo sin ingerir alimentos fritos precocinados, el numero de copias de AGER1 alcanzaba de nuevo niveles normales entre los pacientes con afecciones hepáticas. Esto significa que, simplemente modificando la dieta y evitando los alimentos fritos y precocinados, el cuerpo es capaz de reconstruir un sistema inmunitario sano.

0 comentarios:

Publicar un comentario