Haz Pesas Estando en un Plan para Bajar Peso o No

jueves, 13 de enero de 2011


Como todo el mundo, existen temporadas en las que uno esta muy motivado, y otras en las que no da ganas de realizar esfuerzo físico. Ni me apetece cenar bien, ni me apetece salir a caminar y, por supuesto, no me apetece nada ir al gimnasio a hacer mis pesas.
Ahora bien, es cierto que respecto a la comida suelo darme algunos períodos de “manga ancha” y alimentarme más o menos bien, pero en lo que soy absolutamente riguroso (y creo que ahí radica parte del éxito) es en el tema de ejercitarme haciendo pesas.


El todo o nada

Quizás pienses que es una “tontería” hacer ejercicio si en realidad no estás haciendo bien la dieta. Digo “tontería” porque todos sabemos que hacer ejercicio es bueno aunque te alimentes mal, de ahí las comillas, pero me refiero a que tenemos claro que el éxito de la pérdida de peso es cosa de llevar bien lo que comemos (más del 80% me atrevería a decir), por eso no vamos a poder adelgazar si, por muchas pesas que hagamos, no seguimos un régimen adecuado.
Hasta aquí estamos de acuerdo. Yo también pienso lo mismo, pero tenemos que mirar más allá del beneficio inmediato que te da el hacer deporte, y pensar en el beneficio obtenido cuando musculamos, hagamos dieta o no.

Un ejemplo

Imaginemos una época en la que nos es difícil seguir una dieta. Un lunes comes adecuadamente, el martes vas a cenar a un kebab, luego el miércoles tienes una comida de empresa y cenas sólo fruta “para compensar”, el jueves comes bien, pero el viernes tienes que ir a una comida con unos amigos … es decir, intentas hacer dieta, pero te es casi imposible.

Aún comiendo así, vas tus 3 o 4 veces a la semana al gimnasio, y haces unas buenas sesiones de pesas. Poco a poco vas añadiendo musculatura a tu cuerpo y vas progresando, aunque luego te pongas morado de kebabs y arroz.
La cuestión es que, al hacer pesas, vas aumentando tu masa magra y, aunque luego comas fatal, una vez venga una buena época, será una revolución para tu cuerpo, pues el esfuerzo gastado en esas sesiones de pesas no pienses que no ha servido para nada.

Estarás musculado, aunque encima tengas una capa de tocino y no te deje apreciar tus músculos. Por eso, cuando empieces a comer bien, quemarás mucha grasa rápidamente, y se verán los resultados del gimnasio.
Al hacer el ejercicio que te corresponde, tu cuerpo quedará exhausto, y aprovechará cualquier tipo de comida para recuperarse, sea una hamburguesa o una pizza. Usará todos esos hidratos de carbono y esa proteína para reparar las microroturas musculares que te has causado al hacer pesas, y así ser un poco más fuerte.

Por eso es un error el pensar “Es que como no hago dieta, pues tampoco voy al gimnasio”. Es un error que yo mismo cometía con anterioridad, el “todo o nada”. Aunque no puedas (o no te apetezca) comer bien, no dejes de ir a hacer pesas. Así vas sumando músculo poco a poco, sin darte cuenta, y ese músculo hará su trabajo cuando te pongas a quemar grasa.
Reflexiona este punto y ponte a trabajar. Verás que cada vez estarás más fuerte, con una buena base muscular y, cuando venga una buena época, estarás preparado para eliminar grasa de forma rápida y contundente.

0 comentarios:

Publicar un comentario